• Por Hugo Méndez Fierros*

Comunicación digital, datos y movilidad transnacional

Dispositivos digitales y control de fronteras

La movilidad transnacional en la frontera de México con Estados Unidos (EE.UU.) se ha incrementado exponencialmente entre los últimos tres meses de 2021 y el inicio del 2022. Al finalizar el año pasado se reportaron más de 1.7 millones de detenciones. Particularmente, el sector Yuma –cercano a esta ciudad- ha visto un crecimiento porcentual de 2391.2% en el número de “encuentros” de inmigrantes entre los años fiscales de 2021 y 2022, por la Border Patrol del Servicio de aduanas y protección de frontera de EE.UU, CBP por sus siglas en inglés.

Algo que llama la atención es la diversificación de países de origen de las personas en movilidad transnacional, intentando cruzar por las zonas fronterizas del noroeste de México. Destacan países del continente africano, Sudamérica y Europa oriental. Hace unos días la agencia Reuters destacó la dramática postal de una mujer proveniente de Ucrania, con sus dos hijas gemelas en brazos, detenida en la frontera de Yuma. Y la imagen de una familia que hace video llamada con sus parientes en el lugar de origen, mientras esperan a ser procesados por la Border Patrol.

Las configuraciones de los grupos de migrantes han cambiado radicalmente, como consecuencia de la precariedad que ahoga a grandes sectores sociales de muchos países del sur global. Un factor que ha introducido cambios importantes en la migración transnacional, que hemos apuntado anteriormente en este espacio, es el uso de dispositivos de comunicación digital, una amplia gama de uso de aplicaciones y prácticas de interacción en redes sociodigitales que realizan las personas que se mueven a través de las fronteras en grupo, como una estrategia de sobrevivencia ante los enormes peligros que enfrentan durante el proceso migratorio.


Los gobiernos –de los países desarrollados- han creado marcos normativos, inversiones cuantiosas y proyectos integrales de creación de infraestructura y nuevos usos de la comunicación digital para la gestión de la llamada “seguridad de fronteras”, específicamente para la detención de personas inmigrantes. Uso de drones, cámaras infrarrojas, detección de datos biométricos, revisión de dispositivos digitales (celulares, laptops, tabletas, etc.). Las identidades del entorno sociodigital se constituyen por complejos de datos que se convierten en poderosas herramientas, para contener a grupos de personas que buscan una mejor vida en el norte global.


En 2018 el CBP publicó una orden directiva que “proporciona orientación y procedimientos operativos estándar para la búsqueda, revisión, retención y para compartir información contenida en computadoras, tabletas, medios extraíbles, discos, unidades, cintas, teléfonos móviles, cámaras, reproductores de música y otros medios, y cualquier otro dispositivo de comunicación, electrónicos o digitales sujetos a registros fronterizos entrantes y salientes”. Los datos digitales se han colocado al centro en la gestión y aseguramiento de las fronteras de los países desarrollados.


Leese, Noori y Scheel (2022) han escrito que “En muchos aspectos, el control fronterizo se ha convertido en una práctica de producción de conocimiento basada en datos que sirve para facilitar los procesos de clasificación social, evaluación de riesgos y prevención, informando así la diferenciación de diversas formas de movimiento. Las fronteras actuales buscan acelerar y facilitar ciertas formas de movilidad (p. ej., viajes de negocios, turismo) mientras desaceleran e inhiben otras (p. ej., solicitantes de asilo, 'migración irregular', riesgos de seguridad)... Una de las principales razones para movilizar datos en la frontera es mejorar la conciencia situacional sobre los flujos de movilidad y los riesgos potenciales asociados con ellos, y respaldar las decisiones sobre los cruces fronterizos”.


Se abren temas y líneas de investigación importantes para nuestra región, ligados a la comunicación digital, los datos, la movilidad transnacional y la reconfiguración de las fronteras. En Baja California estamos viviendo nuevos ciclos de transformación social, por los flujos de personas provenientes de Centroamérica y el Caribe. Cobra especial relevancia la documentación, el estudio y el acercamiento con los grupos sociales que se establecen en esta zona transfronteriza, para apoyar la adaptación intercultural y crecer juntos.


Fotografías tomadas de Internet. Reuters/Nakamura


*[No. 63/2022]. El autor de esta publicación es profesor-investigador

en la Facultad de Ciencias Humanas UABC

5 visualizaciones