• Por Hugo Méndez Fierros*

Comunicación, redes sociodigitales y acción colectiva #UnDiaSinInmigrantes

El denominado influencer y activista pro reforma migratoria en EE.UU., Carlos Eduardo Espina, convocó en su espacio de TikTok a sus 2 millones y medio de seguidores a vivir el día de ayer #UnDiaSinInmigrantes #ADayWithoutImmigrants. Esta convocatoria consistió en no trabajar, no ir a la escuela y no consumir en ningún comercio en pleno día de San Valentín, una celebración icónica que en algunas sociedades contemporáneas tiene claras orientaciones hacia el consumismo.

“El Día de San Valentín es uno de los días donde más se gasta en Estados Unidos. Pero si no fuera por los inmigrantes, este día tan comercial no sería posible. Aun así, el gobierno se niega a reconocer nuestras contribuciones migratorias y otorgar una reforma para ayudarnos. Así que en protesta, este año en San Valentín los inmigrantes vamos a hacer sentir ausencia nuestra. En todo Estados Unidos: NO VAMOS A TRABAJAR. NO VAMOS A IR A LA ESCUELA. NO VAMOS A GASTAR. En vez, saldremos a las calles pacíficamente para alzar nuestras voces y exigir una reforma migratoria para TODOS los inmigrantes que permitan trabajar legalmente y viajar libremente a nuestros países sin riesgo de deportación”. Reza la presentación de la página web de este movimiento.


Aunque no es la primera ocasión que se convoca un día sin inmigrantes en EE.UU., esta vez llama la atención el uso de una comunicación estratégica centrada en redes sociodigitales como Tik Tok, Facebook, Instagram y Twitter, de manera particular. En unos cuantos días se estructuró una agenda de más de 20 marchas y protestas en diversas entidades de la Unión americana. Se adhirieron a este llamado de acción colectiva algunos congresistas demócratas, líderes comunitarios y actores de cine, quienes mostraron su apoyo en video y publicando el hashtag mencionado.


Afirmo, siguiendo a Zizi Papacharissi, que Internet es solamente una herramienta y no proporciona en sí misma la capacidad de agencia a los usuarios, que buscan consolidar un cambio social. Los usos de las tecnologías digitales dependen más bien de las capacidades e intereses de los individuos, así como de los contextos sociales estructurados desde donde actúan. Existen diversos fines, efectos y gratificaciones, en el uso de las redes sociodigitales. La investigadora mencionada, enfatiza que “es importante evitar un punto de vista determinista sobre el hecho de que las tecnologías en línea son capaces, por sí solas, de "hacer o deshacer" una esfera pública”.


Es importante mencionar que este tema no se integró en la agenda mediática de las principales empresas de comunicación estadounidenses. Solamente algunas cadenas televisivas y medios digitales de audiencias integradas mayoritariamente por personas de origen latino, dieron seguimiento a la convocatoria y a los hechos registrados el día de ayer. Aún así, se sumaron cerca de 3,000 comercios al día sin inmigrantes.


Resulta prematuro hacer juicios sobre el impacto como medida de presión para que el Congreso de EE.UU. vote a favor de una reforma migratoria. No obstante, en tanto fenómeno comunicacional y sociocultural, reviste interés observar, documentar y seguir el curso de esta acción colectiva que conecta desde un entorno on line una movilización en calles y plazas, que se transmite en vivo en las redes sociales de las cuales emergió.


[No. 65/2022]. El autor de esta publicación es profesor-investigador

en la Facultad de Ciencias Humanas de la UABC.

10 visualizaciones