• Por Luis Espivera

“Es tiempo de cantar, para no callar jamás”: Intocable


Este fin de semana se llevó a cabo el primer concierto masivo en Valle de Guadalupe después de más de un año y medio sin eventos de este tipo, la agrupación de norteño, Intocable, fue la encargada de dar la bienvenida a la nueva normalidad en la vinícola Barón Balché.


Los más de 5 mil asistentes, ingresaron desde las 5 de la tarde a una verbena popular con música en vivo y distintos puestos de comida y bebida, después de pasar el filtro de prevención por COVID-19, que consistía en mostrar su certificado o comprobante de vacunación, además de una identificación oficial (quienes no contaban con este requisito debían realizarse una prueba PCR en el lugar y esperar su resultado negativo para poder entrar) verificar su temperatura y aplicarse gel antibacterial.

En punto de las 9:15 de la noche y aún con largas filas de vehículos que intentaban ingresar al estacionamiento del lugar y aún más largas, de personas que trataban de pasar los protocolos de entrada, dio inicio el show de los originarios de Texas, con un video en el que se hacía mención a todo lo que hemos pasado estos últimos meses y de las oportunidades que hemos perdido, terminando con la frase “Es tiempo de cantar, para no callar jamás”.


El espectáculo, que reunió a fanáticos de todo el estado y del sur de California, además de amigos de la banda, como el comediante Mau Nieto y el grupo Matisse, comenzó con “No te vayas”, dando un recorrido por sus 27 años de carrera y éxitos como “Soñador Eterno”, “Eso Duele”, “Estás que te Pelas” y “Un Desengaño”.


Durante dos horas de gritos, bailes y coros, los seguidores de la banda disfrutaron de los éxitos más conocidos de Intocable, terminando con “Coqueta”, “Fuerte No Soy” y “Sueña”, para volver al escenario una vez más y concluir su espectáculo con “Te Amo (Para Siempre)” dedicando un último verso a su público “Los amamos para siempre”.


10 visualizaciones