• Por Edmundo Matus*

¡Aaah, pero querías ser chef!


Cuando terminamos la licenciatura, todos alguna vez recordamos como fue que decidimos estudiar lo que estudiamos, yo, por ejemplo, recuerdo que quise ser de todo, dentista, ingeniero automotriz, entomólogo, artista plástico, entre otras profesiones.


Pero todo cambio cuando a los 12 años descubrí “Iron Chef América” un programa de cocina con un nivel de producción que hacía que se te cayera el trasero con un sólo ver un capítulo; fue así como a esa corta edad dije “Algún dia quiero estar ahí” y decidí dedicarme a la gastronomía de manera profesional, entrando en 2014 a la carrera con un montón de expectativas que aún tengo pero de manera distinta y después de egresar y darme cuenta de las condiciones laborales en el gremio, me toca por medio de “Gastroteca” darte unos cuantos consejos sobre lo bueno y lo malo de esta esta hermosa profesión.


Siéntate a la mesa a la mesa, platiquemos y dejame decirte lo que nadie te dijo de estudiar gastronomía.

¡Buen provecho!

Para empezar…

“Quiero ser como tal chef porque sale en la tele y se ve que tiene dinero” hemos escuchado repetidas veces a varios colegas pensar de esta manera, pero realmente nadie se pone a pensar todo el currículum con el que cuentan varios de los que “salen en la tele”, tampoco se habla del esfuerzo que les ha costado, y por lo mismo, culpamos mucho a este medio de comunicación y a las escuelas por generar en sus estudiantes expectativas distintas a las reales con tal de generar matrícula.


Y es que muchas escuelas le venden la idea a los egresados que con el título les va a llegar solito el trabajo de sus sueños, llegan a un restaurante bien “Sácale punta” como diría mi abuela diciendo “Sí, soy licenciado en gastronomía” y terminan frente a la línea hechos bolas con tres comandas al mismo tiempo para sacarlas en 20 minutos, lo cual no es totalmente su culpa, sólo que en un restaurante no tienes tres horas de clase para sacar un platillo, así que si realmente quieres dedicarle tu vida a esta profesión, trabaja primero en un restaurante para estar seguro de ello y si te convence el ambiente, adelante.

Y de seguro haz de ganar mucho dinero…

Cuenta la leyenda que hubo un tiempo en que el gremio gastronómico era muy bien pagado, y no dudo que en algunos lugares aun paguen bien, pues hace seis años el sueldo promedio de un cocinero todavía era bueno, pero fue en decremento debido a la sobreoferta de licenciados en gastronomía en el campo laboral, actualmente las empresas restauranteras son fanáticas de conseguir mano de obra barata pues licenciados en gastronomía siguen y seguirán egresando, así que, si te toca la fortuna de conseguir un empleo con buenas prestaciones laborales aférrate a él como gato panza para arriba hasta que te sientas preparado para despedirte de él (Para entonces deberías tener un mejor empleo o podrías estar empezando un proyecto propio que requiera la mayoría de tu tiempo y te genere ingresos y condiciones laborales aceptables).


Me estoy ensuciando mis manitas…

Te vas a cortar, te vas a quemar y te van a gritar con más frecuencia de la que te imaginas (está escrito en la biblia de la gastronomía) puede que incluso desde antes de egresar muchos te digan que no sirves para dedicarte a la gastronomía y créeme te va a doler y tal vez, y sólo tal vez, si eres demasiado sensible termines llorando un poco y replanteándote tus propias metas (Ya me pasó) y sólo queda decirte que no importa cuántas veces te cortes, si realmente tienes vocación por la cocina, nunca sueltes tu cuchillo, total y en una de esas terminas encontrándote a quien te gritó, dijo que no servías y él te cuenta que te recomendó para trabajar en un restaurante de renombre.


En fin, el lado práctico de la Gastronomía es más difícil de lo que se cree, pues no es sólo hacer huevito revuelto o ponerle leche al cereal, así que si estás listo para trabajar de pie mínimo 10 horas y soportar calores, gritos y 47 comandas en 20 minutos, un sueldo bajo en lo que decides hacer tu proyecto o tener la suficiente experiencia y currículum para trabajar en las grandes ligas, adelante, si no, aun estás a tiempo de cambiar de profesión porque si te quejas, luego te voy a decir: ¡aaah pero querías ser chef!



34 vistas

Espectáculos