• Por Emi Lepe

El Poder del Agradecimiento

El poder de agradecer es infinito, abre puertas inimaginables, nos vigoriza y llena de esperanza y hoy te comparto este artículo desde lo más profundo de mi corazón, desde mi timo, con la intención de tocar el tuyo.


Quiero proponerte que empieces a agradecer por cada nuevo día, por las personas que te rodean, por tu trabajo, porque tienes en donde descansar cada noche, pero también te invito a que des gracias por aquellas situaciones, momentos, personas, crisis que se han presentado y por más absurdas que te parezcan, tal vez injustas, están ahí para comunicarte algo, para mostrarte algo, para enseñarte algo, la tarea es conectarte contigo misma (o) y comprenderlo.


El primer agradecimiento con el que puedes comenzar es con tu ser supremo, en quien creas independientemente de una religión, llámese Dios, destino, vida, luz, porque es lo que permite nuestra existencia. Es lo que nos brinda fuerza cuando las circunstancias parecen todo lo opuesto a lo que deseamos y es el empuje que nos permite levantarnos una y otra vez para volver a empezar.


El segundo agradecimiento y no por el orden, demerita importancia, es hacia Ti, esa fabulosa persona que es capaz de entregarse, romperse en pedazos y volverse a armar, cada vez más íntegra, más sabia, más bella. Esa persona que tiene el derecho de empezar de cero las veces que sea necesario o bien, de continuar con sus proyectos planteados.



Por eso es importante que tomes un tiempo, para observarte, sentirte y conocerte, reconectarte y dar gracias por cada cabello, hueso, músculo, célula que habita en ti y que te hace ser exactamente quien eres: un ser aunque “imperfecto” pues a esta vida hemos venido a aprender, a transformarnos, a crecer y eso nos vuelve ¡maravillosos!


Agradece por tus seres queridos, los que están y quienes han partido, pero que sembraron unas semilla de amor en tu corazón, por tus mascotitas que son ¡incondicionales! Da gracias por tu salud, aunque quizás haya un padecimiento, porque también las enfermedades se presentan para comunicarnos que necesitamos hacer cambios, así que dale gracias a tu cuerpo y cuídalo con amor por fuera y por dentro, con buenos hábitos de alimentación, ejercicio, descanso, buenos pensamientos y afirmaciones positivas.


También agradece por lo material, no te compares con nadie, simplemente valora cada objeto, cada espacio, cada planta que es adquirido o te ha llegado como un regalo, porque gracias a ello tienes comodidades de las que podrías carecer, mas hoy las tienes y qué bendición, ¿verdad?


Cada día, toma un momento para ti, de ser posible al despertar: respira profundo, cierra tus ojos, siente el latido de tu corazón y has tu propio mantra, tus propias afirmaciones, en las que agradezcas y abras tus manos para recibir toda la abundancia que te pertenece, puede ser “Gracias por este día, hoy me acepto tal cual soy y prometo ver con mi corazón, razonar con mi experiencia y moverme con seguridad y confianza”.


Durante el día agradece cada situación, pues incluso un percance nos puede estar salvando de algo peor, por eso ¡agradécelo! Antes de dormir agradece por lo que ocurrió durante tu jornada, lo que te hizo feliz y aquellas situaciones difíciles que reafirmarán tu carácter y tus capacidades. Hoy agradezco tu tiempo, tu curiosidad y esa hermosa y única esencia que tienes “Gracias”… f /Cambia tu visión, cambia tu Vida https://www.facebook.com/PsicoterapeutaEmiLepe

5 visualizaciones

Entradas relacionadas

Ver todo