top of page
  • Foto del escritorPor Emi Lepe

Cachanillas rugieron con “La Historia del Tigre”

Como parte de la agenda de espectáculos gratuitos que organiza la Secretaría de Cultura, la semana pasada fue turno para que los bajacalifornianos disfrutaran del monólogo “La Historia del Tigre” con la actuación de Bruno Bichir.


Atentos de principio a fin, el público se entregó con aplausos e interacciones con el actor de la dinastía familiar Bichir, mismo que posterior a su presentación agradeció a los asistentes fuera de su personaje y acercó una silla, compartiendo un ameno espacio de preguntas y respuestas.

Bruno Bichir, ingresó en 1986 a la escuela de cine en el Centro de Capacitación Cinematográfica, para ser guionista, director y fotógrafo, ha producido “Crónica de un desayuno” y un par de guiones. Desde su estreno, “La Historia del Tigre”, ha ido de la mano con los problemas políticos, sociales y económicos del país, a través de la comedia. El actor compartió que la parte que más disfruta de la historia es cuando llega “el viejillo”, ya que el soldado, ententiende que puede hacer un gran cambio con los tigres.


Al ser cuestionado sobre el miedo en el escenario, respondió que no se va y está ligado a la responsabilidad, ese es su reto, si lo invitan a un proyecto y siente miedo, sabe que lo tiene que hacer. “El teatro seguirá siendo humano, porque son experiencias trascendentes y profundas que se ponen en contacto con las reflexiones y sensibilidad del público”, agregó el actor.


Para Bruno, la repetición tiene un sentido, la maestría de la ejecución, el entendimiento y la conciencia de lo que se está ejecutando, dado que un texto se piensa, analiza, estudia, se ven sus posibilidades, luego se repite para encontrarle sentido, ritmo y congruencia.

“Son más de veinte años desde enero de 2001 en la cancha del Tec de Monterrey, al desafío de enfrentarme al público y sus reacciones durante el monólogo, serle fiel a Dario Fo y presentarme en cualquier lugar bajo cualquier circunstancia, después de 20 años tengo que modificar ciertos elementos para que me siga sorprendiendo, yo mismo me tengo que asombrar para que le guste la obra al público, sigo improvisando, quitarle, ponerle, adecuarle, sumarle, es como el amor, hay que enamorarnos todos los días”, mencionó Bichir. Señaló que “La Historia del Tigre”, le ha brindado alegrías y aprendizaje, además le enseñó a ver a la gente de frente, pues cuando era niño le aterraba hacer contacto visual con el público, por lo que considera que también lo volvió un mejor actor.


Al cerrar su charla, aconsejó sonriente a los espectadores: “Aquel que quiera escribir, hágalo porque es fundamental que saquen a retozar su creatividad, porque de todas formas alguien sin talento lo va a hacer”.


24 visualizaciones

留言


bottom of page